Mis cartas

Pocas cosas me producen tanta emoción como escribir y elegir con sumo cuidado las palabras que utilizo cuando mando mis cartas de Navidad. No sé por qué pero jamás he sido de mandar Christmas o postales navideñas, aunque todavía tengo la suerte de recibir algunas a mi nombre cada invierno.

Me parece hermoso embadurnar el folio en blanco de ideas que, con frecuencia, nada tienen que ver con los propósitos navideños ni algunos de sus prejuicios. Hoy creer es más difícil que ayer. Hoy mando menos cartas de las que solía mandar. Soy más exclusiva, consciente tal vez de quienes verán en mis palabras lo que significan, y sentirán el calor y el abrazo que contiene el sobre. 

Cuando la salud aprieta se ve lo superfluo, lo superficial, los flirteos con un aprecio que se sostiene con pinzas y se valora a aquellas personas que gastan su tiempo y sus palabras en estar ahí. Todos vosotros tendréis mis palabras. No es más que un mínimo agradecimiento que no pretende recompensar nada, pues estas Navidades casi no existirán en mi casa.

No tengo nada material que ofrecer pues carezco de ingresos pero me encanta escribir mis cartas y poder seguir mandándolas. Al fin aprendí quienes siempre verán lo bucólico y sentimental del gesto.

Image

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primer despertar y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s