Tanto

Le añoró tanto, le deseó tanto, le ansió tanto cogiéndola por la cintura, le murmuró tanto, le desvistió en tantas ocasiones con la mirada, le devolvió la alegría tantísimo, le hizo jugar tanto con su pelo, le abrazó tanto, le sonrió como a nadie, le rebautizó más de una vez, le alegró el desayuno, la merienda o la cena en tantos momentos, le dejó conducir tan lentamente, le rastreó tantas veces los restos de la media barba que cuando dejó de hacerlo cayó en la cuenta de lo absolutamente infinitos que eran los momentos que habían vivido. Supo que le amaba en el preciso instante en el que sintió que ‘tanto’ era imposible de reemplazar

image

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primer despertar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s