Desvelos

La noche imbuía su cuerpo antes de lo que hubiera deseado en ese colchón sedoso y cálido que se había convertido en el paraíso, pero antes del primer rayo de luz a través de la ventana -mucho antes más bien- su cuerpo comenzaba a pedirle vida.

Atravesaba una de esas mal llamadas ‘épocas de transición’, como si la transición no fuese importante, como si esa balsa de aceite no fuese necesaria para empezar a cocinar un nuevo plato. Era consciente de su suerte en muchos aspectos pero le resultaba imposible echar la vista atrás y rememorar una y otra vez cuando los aspectos en los que la vida le sonreía (muchos menos, seguro) eran los que a ella le importaban. 

Y así de su corazón comenzó a brotar una eterna gana de viajar, de correr y de volver a los lugares mitificados sin duda pero también, de algún modo sagrados para ella. El pasado estaba buscando una forma de acomodarse al futuro mientras este último ya había izado sus alas, solitario y libre, y soñaba con nuevos atardeceres.  

Pensó que aquella naturaleza salvaje no entendía de oficinas ni de besos en las comisuras; sin embargo se había hecho experta en transitar

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primer despertar y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Desvelos

  1. :) dijo:

    Crearemos nuevos recuerdos…
    Gracias por volver!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s