Hide behind a smile

Image

 Alzó la mirada y una vez más, le vio. Llevaba tiempo observándole así, desde la distancia, casi sin querer darse cuenta de que, poco a poco, sus gestos, sus palabras, sus sonrisas y sus omisiones iban calando en ella. 

Una vez más, era ella exclusivamente la que le espiaba en la distancia. Un acto de voyeurismo que la tranquilizaba porque, como buena obsesa, era menos peligroso ser la única interesada en sus ademanes. 

Si él hubiese sentido lo mismo, si él también la hubiese espiado, si él supiese cómo era para ella cada sonrisa, cada reloj sin ser consultado y cada muestra de aprecio oculta entre un millón de banalidades que ejercían su función, entonces habría sido imposible resistirse. 

Era afortunada. Podía seguir sufriendo, admirando, deseando, casi palpando aquellas cosas que no se producirían dentro de todos aquellos momentos que sí vivían. Momentos que daban sentido a lo absurdo y eran tan ambiguos como reveladores

No había nada que hacer, pero no era capaz de renunciar a mirarle desde lejos. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primer despertar y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hide behind a smile

  1. Me ha encantado que uses voyeurismo, con razón está en naranja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s