La foto que no nos haremos

Image

No habrá última imagen. Faltará esa sonrisa inmortalizada que nos calmará cuando lleguen los momentos de tempestad, ansiedad y soledad. No dirás aquello que tanto echo en falta y yo no te lo pediré porque ya no, ahora no.

El pasado nunca vuelve y el presente está bien, es soportable pero no  hace vibrar. Ya se escondieron las palabras cómplices, aquellas que decidimos guardar en un cajón esperando ocasiones mejores para que fuesen pronunciadas. Desgraciadamente, de tanto negarnos a usarlas acabamos por olvidarlas, acabamos por instalarnos en lo superfluo y hacer de lo automático lo vital y de lo romántico lo que ocultar bajo las sábanas de cada una de nuestras habitaciones separadas.

Ya no me veo reflejada en tus ojos y mi mirada perdió el brillo que sólo tú le dabas. Aún quedan, en cambio, las tildes cómplices. Tal vez deberíamos volver a poner acentos a nuestras palabras.

O si me vale que me entiendas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primer despertar y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s