Lista de defectos

La idea de escribir una lista resumida de mi gran cantidad de defectos me la proporcionó inconscientemente una amiga ayer al encasillar en la categoría de defecto virtudes tan inmensas como reír demasiado. Lo absurdo de su comentario me hizo pensar en lo defectos reales, de esos que yo sí tengo. Y tal vez por la lluvia, por no haber salido de casa en todo el día o porque el concepto crisis existencial me parece que viene mucho al caso en estos momentos de mi vida, voy a tratar de hacer un ejercicio de humildad y hacer una lista de mis peores defectos. 

  1. El primero es el que mi madre se harta de decirme. Tengo carácter. Demasiado. Tengo excesivamente claro (o al menos solía tener) qué quiero, cómo lo quiero y cuándo lo quiero. Y lo defiendo con uñas y dientes aunque la realidad se empeñe en demostrarme lo contrario. Algunos de mis mejores amigos ven en mi carácter una virtud, fruto de la honestidad, pero lo cierto es que a menudo pierdo la razón por las formas o por enrocarme en mí misma.
  2. No sé pedir ayuda. Jamás lo había pensado como un defecto porque pocas veces he necesitado pedirla. Me he considerado siempre una persona autosuficiente, tal vez por haberme sacado las castañas del fuego desde muy joven yo sola o por haber viajado tanto. Sin embargo, lo cierto es que es un error inconmensurable sentir dolor, tristeza, angustia o soledad y no poder hacer lo que Pau Dones dice en una de mis canciones favoritas: ¡Grita!
  3. Soy demasiado sentimental. Este defecto me cuesta reconocérmelo incluso a mí misma y sé que si alguien lee esto negará posiblemente con la cabeza porque soy fuerte como una roca de puertas para afuera. Aún así, no veo el mundo sin emocionarme a cada instante. Creo que se puede tener todo en esta vida y me cuesta elegir entre cosas que, por pequeñas que sean, me abruman. Y cuando las velas están temblando soy como una niña encaprichada que llora sin sentido.
  4. Me pongo demasiado pesada con la música. En este apartado son expertas todas las personas que han compartido casa conmigo, soy algo intolerante respecto a la necesidad de vivir con música y no me importa tener 24h. música puesta si es de calidad. 
  5. Si digo que algo no me va a gustar, no me va a gustar. Soy tozuda y sé de antemano qué me va a gustar y seguramente eso me haga perderme cosas maravillosas.
  6. Escucho a todos, pienso y siento y calibro mis actos, pero al final hago lo que me da la gana. A menudo, actúo por impulsos y me lanzo al vacío con cosas que muchas veces me han salido bien pero también mal. No razono todo lo necesario en cuestión de sentimientos.
  7. Aunque la palabra suena a chiste, incluso personas que sólo me han visto una vez en la vida se han dado cuenta de que soy enfadica. A veces, pongo connotaciones a las acciones de otros sin saber el motivo exacto y eso es malo. No pretendo excusarme puesto que es una lista de defectos propios, pero en realidad yo soy la primera que sufre cuando hay un enfado de por medio.
  8. Me gustan demasiado los dulces. No puedo vivir sin chucherías y sé que antes podría vivir sin dientes (si se me cayesen por este motivo) que sin gominolas.
  9. Soy atípica. No lo hago aposta pero muchas veces voy a contracorriente. Por eso, me cuesta abrirme de verdad a nuevas personas, porque valoro demasiado mis amigos, la gente que me hace feliz y mi tiempo como para invertirlo en cualquiera. Sé que suena prepotente, pero en realidad de esto también estoy convencida.
  10. Soy perfeccionista y masoca. Me cuesta dejar estar las cosas, que el río fluya y se pase la corriente. Cuando entro en bucle me cuesta demasiado salir y si siento que no he hecho algo todo lo bien que podía hacerlo, no me quedo contenta con el resultado.

En fin, la verdad que este ejercicio relaja. Mis detractores, si los hay, ya sabrán por donde pueden darme palos. Aunque, bien visto, sólo a partir del conocimiento de uno mismo se puede alcanzar la felicidad. Felicidad, llega ya, que yo ya he hecho los deberes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primer despertar y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s