La vida, con sus resortes vitales

Podría empezar a escribir con un “ojalá”, con un “desgraciadamente” o con un “la vida es así”. Pero no. Esta vez no. Las personas somos libres en cada momento de nuestra vida de hacer lo que queramos. No existen ni días sin ética, ni segundos sin conciencia social, ni instantes de película.

La existencia tiene continuidad y cuando hacemos las cosas, las hacemos con ánimo de que perduren. Subirse o bajarse del tren es algo que se asume con todas sus consecuencias. Repito que no es la primera vez que me pasa esto. Sin embargo, esta tarde la filosofía es la de recordar que las tragedias para los griegos. Únicamente espero que aquellos que deciden con tanta firmeza y seguridad nunca se parezcan a mí, eternamente soñadora.

Al son del de siempre, del único e irrepetible, grito mientras salgo a correr que no me queda ya nada que ofrecerte. Quererse sin quererlo y ser chica de alquiler no me sienta nada bien. Volvamos a lo que sabemos, y aunque algunos rían, jamás dejaré de soñar. Jamás de creer en lo imposible. Sola o acompañada. 

FIN

“No lo busques en nadie más”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Primer despertar y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s